NOTICIAS

Las dos caras del sector agroalimentario

El sector agrícola muestra dos facetas. En la una está la agroindustria ligada a la exportación y al mercado interno de gran escala, que ha tenido un desempeño aceptable.

En la otra, el cultivo de productos para alimentar a los ecuatorianos -incluidos los frutales- cuyo desarrollo pareciera estar estancado. El ejemplo más visible de ese contraste se vio el 2017 con el camarón y la mandarina. El marisco pelea codo a codo con el banano, que ocupa el primer puesto de ventas. En el otro extremo, la mandarina se pudrió, por el exceso de producción.

Camarón, banano, flores, cacao, mango; los productos de mar y pesca, y en menor grado arroz, maíz, caña de azúcar, palma aceitera, ganadería, entre otros, son emblemáticos del sector agropexportador o de consumo masivo interno. En este grupo a unos les va bien en la producción, crecieron en hectareaje, aplican tecnologías, innovan, investigan, pero otros enfrentan un bajo rendimiento por hectárea y altos costos de producción.

En el desempeño de los primeros han incidido la intervención privada, especialmente, y los planes estatales para el maíz, arroz y cacao.

El camarón es un producto del que se podría decir que su valor agregado radica en la innovación, la tecnología y la investigación. Además, el sector se ha enfocado en buscar nuevos mercados.

El banano camina en la misma dirección, aunque su rendimiento productivo todavía es menor frente a otros países bananeros: cerca de 2 000 cajas por hectárea, mientras Costa Rica cosecha 2 800. En esa tendencia también van las flores, el cacao, los productos de mar y la pesca.

En los alimentos que han ganado mercado en el exterior y dentro del país hay una cadena de valor y conocimiento. Esto explica que el sector agroalimentario de exportación haya representado un 56% de las ventas totales del país en el 2016, según datos de la Cámara de Agricultura de la Primera Zona, tomados del Banco Central.

Las petroleras significaron 32,5% en ese año. En el sector ganadero pasa algo sui géneris.

La producción lechera no ha crecido y se mantiene en los 5 millones de litros diarios. Sin embargo, su industrialización mejoró, sobre todo desde la aplicación de semáforo de alimentos en el 2014. La industria láctea ha encontrado fórmulas para presentar un producto con bajos contenidos de grasa y azúcar, las principales exigencias para estar en el mercado. En los últimos dos años se renovó un 50% de productos.

En el caso del maíz y el arroz, la productividad es baja frente a las de Colombia y Perú. En la última cosecha de arroz de invierno se recogieron casi 4 toneladas por hectárea, según un informe del Ministerio de Agricultura.

El vecino de norte produce 5,7 toneladas y el vecino del sur llega a 7,9. El sector agrícola que se asienta en la producción de los pequeños campesinos, sigue con problemas de baja productividad.

En en fondo del tablero está gran parte de la producción de alimentos. Quienes se dedican a producir frutas, verduras y hortalizas, -con excepción del brócoli, piñas, papayas y otros no tradicionales- enfrentan grandes dificultades. La baja productividad y los altos costos de producción hacen que no sean competitivos frente a los vecinos de Colombia y Perú. Por las fronteras llegan de contrabando cebollas, limones y gran variedad de frutas, junto a otros productos de primera necesidad.

Las principales explicaciones son la falta de políticas, planes de largo plazo y una visión de mercado centrada en la productividad. En los últimos 14 años el sector agrícola ha tenido más políticas sociales que productivas (riego, crédito, tecnología), que mejoren la producción.

De esa manera lo ve el Sistema de Investigación sobre la Problemática Agraria del Ecuador. 2,5 millones de puestos de trabajo generan el sector agrícola y la industria transformadora.5 litros diarios de leche produce una vaca. Colombia supera con 8 litros en promedio por día.

Se regalan semillas, fertilizantes, herramientas y otros insumos, pero en ningún caso ha sido articulado bajo un programa de producción. El manejo político también ha incidido: los campesinos han servido para las fotos, pero no para enseñarles a producir.

Con ese panorama, el sector de alimentos planteó hace un año y medio el concepto de Ecuador agroalimentario. La idea es incluir al consumidor en la cadena, con el fin de que el campo produzca lo que se necesita en el mercado. Hasta ahora el campo trabaja de manera aislada: siembra lo que está acostumbrado a plantar y vende lo que puede. La propuesta de Ecuador agroalimentario implica trabajar en productividad y en valor agregado, claves para pensar en un país pospetrolero.

Otras noticias

Tarifas portuarias encienden reclamos bananeros

La concesionaria turca Yilport Holding S. A. comenzó sus operaciones en Autoridad Portuaria de Puerto Bolívar en marzo de...

Ver más

El banano calienta a Puerto Bolívar

Los bananeros intentan revertir una decisión tomada por quien desde esta semana opera el puerto orense bajo la figura de concesión...

Ver más

Resumen del mercado global de la banana

La competencia se está intensificando en Latinoamérica. Costa Rica está aumentando la producción y Ecuador nota las consecuencias...

Ver más

El Plátano de Canarias incrementó su comercialización un 8,5% en la Península

Canarias importa alrededor del 90% de los alimentos de consumo básico que la población requiere, por lo que tanto...

Ver más

Ecuador: El incremento tarifario de carga del banano será progresivo

El alza de tarifas de los servicios de carga en Puerto Bolívar, en El Oro, se cobrará de forma progresiva...

Ver más

Yilport pospone el alza de tarifas para el banano

Una nueva reunión fijada para el próximo lunes en Machala deberá definir la forma y la fecha en la que entrará a regir...

Ver más