Ante la negativa de los productores de firmar contratos, los exportadores piden que se permita vender a precio spot. Activar la garantía es una vía.

Las bajas temperaturas que deja el fenómeno de La Niña, que mantiene la oferta de banano reducida, abonan a que la industria siga sumida en un gran atasco. La menor cantidad de fruta ha hecho que el precio spot en estas últimas semanas vuelva a reanimarse ($ 10 promedio) y que con ello crezca la negativa de los productores de firmar contratos (recibiendo un precio oficial de $ 6,50), poniendo en peligro la comercialización externa de la fruta, que por ley debe salir del país bajo contratación.

El escenario preocupa al sector exportador, que viene pidiendo al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) hallar un mecanismo legal que les permita seguir comercializando las musáceas, pues alegan que apenas se ha logrado cerrar un 35 % de las contrataciones, un problema que empezará a tener un efecto real entre febrero y marzo, cuando la mayoría de acuerdos firmados, hoy en vigencia, comiencen a vencer.

El diálogo con el ministerio no ha parado y sobre la mesa está la propuesta de la Asociación de Comercialización y Exportación de Banano (Acorbanec) de dar una salida legal a la venta spot, no contemplada en la ley, pero que es un mecanismo al que muchos recurren. La clave, dicen, está en la caución.

Richard Salazar, director de Acorbanec, explica que la propuesta de su sector es que si los productores se niegan a firmar contratos, se les permita completar los cupos que tienen con fruta spot, usando como respaldo la caución, la garantía que, bajo contratación, entregan al MAG para poder vender la musácea. “La ley nos pide contratos, pero si no quieren firmar, el ministerio nos debería dejar exportar sin esa condición, pero con respaldo de la caución”. Esa garantía es lo que aseguraría a los productores, aún sin contrato, el recibir un pago.

No abrir la alternativa, alega, no solo implica que la fruta termine quedándose en territorio nacional, sino el riesgo de perder espacio afuera. “Yo creo que a estas alturas el ministerio debe tomar una decisión. Tenemos mucha competencia en mercados maduros donde se firma contrato: Estados Unidos, Europa y parte de Rusia. Si no cumplimos lo comprometido (en fruta), la competencia estará ahí”, argumenta.

El sector productivo también divisa una salida por el lado de la caución, pero siempre y cuando, dice Franklin Torres, presidente de la FederaciónNacional de Bananeros (Fenabe), esta termine de ejecutarse. “Nuestra negativa de firmar determinados contratos en realidad es por eso”, justifica el dirigente, quien añade que “no todos los contratos tienen las debidas cauciones en el ministerio y por ello es nuestra pelea, porque esa es la única manera de garantizar en algo nuestra fruta. A nosotros no nos pagan al contado, sino a plazos, pero así llegan a debernos tres y hasta cuatro semanas”.

Torres sostiene que, en el marco del diálogo que tienen con el MAG, se ha solicitado la publicación del listado de compañías que pueden exportar y su capacidad de contratación para saber cuáles son las firmas ilegales. “Dicen que van a publicar el listado, pero hasta hoy no tenemos los datos”, asegura Torres.

Este Diario consultó sobre el tema a la cartera de Estado. Al respecto se aclaró que todas las exportadoras, por ley, están obligadas a registrar una caución para poder exportar, a excepción de las que venden su propia fruta. Esta garantía, se añadió, “se hace efectiva por el no cumplimiento del pago del precio mínimo de sustentación, siempre y cuando los productores presenten la denuncia ante el MAG y tengan suscritos sus contratos”. No obstante, para Torres el control sigue teniendo vacíos, porque eso no se cumple, afirma. “¿Por qué, entonces, aún los productores se siguen quejando por las deudas impagas, por incumplimiento del precio oficial de la fruta aun estando contratada?”.

El MAG asegura estar buscando un mecanismo legal que impida que la fruta termine quedándose en el país. Sobre las opciones, no dio detalles.

El origen

La problemática la origina la misma Ley de Banano, que obliga a firmar contratos para la exportación, aunque eso se cumple a medias. Al menos el 55 % de la fruta se vende bajo precio spot, pero el MAG no puede sancionar porque la venta spot no está tipificada en la norma.

Contratos

El gran problema de esto es que existen mercados que sí exigen estos contratos. Ante esto, se analiza una reforma a la ley.

Fuente: expreso.ec

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *